Frases de enfado

Si el mal genio te domina lo mejor es respirar profundo y contar hasta diez. En tu cuenta atrás puedes tranquilizarte usando alguna de nuestras citas para tranquilizarte.

Frases sobre el enfado

Borra tus recuerdos sobre mi, hasta estar en ellos me molesta.

Algún día se arrepentirán de lo que han hecho, mientras tanto dejaré que se rían.

Entre el amor y el odio tan solo media una discusión con la suegra.

Enfados
Enfados

Si vas a echarme en cara mi forma de ser, asegúrate de caer bien a todo el mundo.

No olvides que lo que tu digas de un amigo dice más de ti que de ese amigo.

Mi psiquiatra dice que estoy bien, que mejor vaya mi familia que es la que tiene el problema.

La mala ortografía se nota también cuando abres la boca.

El enfado es el inicio del fin de la paciencia.

Lo más peligroso de los enfados es que te dan el valor suficiente para decir aquello que más daño puede hacer.

Cuanto más fuerte es el enfado, más bonita es la reconciliación.

Lo más difícil de un enfado es dar el paso hacia la reconciliación.

Recuerda que el orgullo nunca te proporcionará aquello que puede ofrecerte un buen amigo.

No te guardo rencor, pero estaré mejor el día en que me eches de menos.

Reconciliarnos
Reconciliarnos

Cada día que amanece es una pequeña parte de tu vida, no lo malgastes con un enfado innecesario.

Has notado todo lo que te he hechado de menos? Me alegra, así ya te has enterado que puedo vivir sin ti.

Enfadarse es una tontería, lo mejor es darse la vuelta y preparar la venganza para otro día.

Si bajas la mirada ante mi presencia, quizás debieras pensar que algo has hecho mal.

Si no te gustan las bromas, procura no gastarlas.

Nunca conviertas al guardián de tus secretos en tu enemigo.

Has dejado de ser parte de mi mejor sueño, para ser protagonista de mis peores pesadillas.

Si nada has hecho, no escondas tu mirada ante nadie.

Aquel que ofende a los que amo, me ofende a mi también.

De todo hay en la vida, hasta gente que disfruta con los enfados.

Eres tan insignificante en mi vida que ni siquiera eres un problema.

Nada cuesta más en una pelea que ponerse a la altura de un ignorante.

Cuando estoy enfadado no quiero que nadie me hable. Como parece que nadie lo entiende me lo escribiré en la frente.

Hay actitudes que no son normales y la tuya es cuando menos dudosa.

Frases de enfado y decepción

Enfadarte solo vale para luego tener que buscar el momento idóneo para hacer las paces.

Hay dos cosas en la vida que no soporto, la mentira y la falsedad.

Orgullo
Orgullo

Cuando critiques a los demás, asegúrate que no estás criticando por cosas que haces tu.

El silencio es la mejor forma de desprecio a quien te insulta a tu espalda.

Tiempo perdido el que pasas enfadado, tiempo que no regresa y has malgastado.

De nada valen tus enfados ante las injusticias si no actúas contra ellas.

Los incómodos silencios vienen por las grandes decepciones

Ya sé que cometo errores en la vida, pero no hace falta que se los vayas contando a todo el mundo.

Yo no soy de los que se enfada. Si algo no me gusta, paso y desaparezco.

Si no me conoces más que de oídas, para que hablas mal de mi?

Si tu orgullo te impide pedir perdón, no enfadarte es la única solución.

No me gusta perder los papeles, pero si tengo que tratar con idiotas que no razonan no me quedará más remedio que bajarme a tu altura.

No soy como tú, ni me gustan tus formas ni tus actitudes. Procuro no ponerme a tu altura e ignorar tus desprecios, pero una cosa te advierto: a pesar de que me costará más que a ti, también puedo ser muy maleducada e hiriente. Entonces y solo entonces, entenderás el daño que puedes llegar a hacer.

Dalai Lama
Dalai Lama

Aunque disimules tu enfado bajo una sonrisa, quien te conoce sabrá que no es sincera.

Sonríe a todo el mundo, pero sobre todo a aquellos que les gusta ver tus lágrimas.

Si nuestra mente se ve dominada por el enojo, desperdiciaremos la mejor parte del cerebro humano: La sabiduría, la capacidad de discernir y decidir lo que está bien o mal.
Dalai Lama

Si tu mal genio te controla, tu inteligencia te abandona.

Cuando estás enfadado te das cuenta de lo absurdo que resulta.

Tus enfados hablan más de ti que tus sonrisas.

La vida es demasiado corta como para malgastar tu tiempo estando cabreado.

Si no te contesto cuando me gritas es porque soy más fuerte que tú, no porque te tenga miedo.

No me preguntes ¿Qué tal estoy? Los dos sabemos que no te importa!

En cada uno de nuestros enfados descubro que no puedo vivir sin ti.

Mis enfados duran el tiempo que tardas en hacerme reír.

No dediques ni un momento de tu vida a quien no quiere estar contigo.

La mejor venganza es una gran sonrisa al que espera tu rechazo.

Si de verdad quieres a alguien no dejes que el orgullo os separe después de una discusión.

Si nos parásemos a pensar antes de enfadarnos, entenderíamos que casi ninguna de ellas tienen la importancia suficiente.

No me digas como tengo que vivir mi vida, si tú no sabes que hacer con la tuya.

Eso que llamas fuerza, otros lo llaman orgullo y jamás te hará sentir feliz.

Frases de cabreo

No te enfades con aquella persona a la que no le importas. Tan sólo harás daño a tu persona.

No tomes decisiones cuando la niebla de un enfado te impida ver bien el horizonte.

No tomes decisiones cuando estés enfadado, no medirás ni las consecuencias que tienen para ti.

No pretendas resolver un enfado resprochando los errores a los demás, primero has de asumir los tuyos.

Con lo poco que dura la vida como para perder el tiempo de enfado en enfado.

Tras las palabras pronunciadas durante un enfado, siempre se esconde un atisbo de verdad.

Lo peor del enfado es dejar el orgullo de lado para hacer las paces.

Es difícil encontrar la reconciliación, cuando el enfado es con uno mismo.

Mal genio
Mal genio

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.
Aristóteles

Las decepciones siempre son dolorosas porque siempre vienen de quien no te lo esperas.

Los enfados familiares son en las Navidades lo que el turrón: nunca pueden faltar en la mesa.

No dejes que tu orgullo piense por ti, prolongarás el enfado de manera innecesaria.

El ceder en un enfado no es signo de debilidad sino de amor hacia el que piensa de diferente manera.

El enfado es la incapacidad que demuestran los humanos para aceptar una manera de pensar diferente a la suya.

Cuando el enfado no lleva a ninguna parte, lo mejor es perdonar cuanto antes y ahorrarte un disgusto duradero.

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.
Aristóteles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here