Las mejores frases célebres de Emilia Pardo Bazán

Emilia Pardo Bazán

Cuando hablamos de Emilia Pardo Bazán estamos hablando de uno de los más importantes referentes de la literatura española de todos los tiempos. Nació en A Coruña en el año 1851 dentro de una familia de clase alta. Además de novelista, ensayista y poetisa, también fue periodista, crítica literaria, traductora y periodista entre otras cosas.

En este artículo te traemos una colección de las que para nosotros son sus mejores frases y pensamientos. Esperamos que os gusten.

Frases de Emilia Pardo Bazán

Amar es un acto. No te fatigues en pensar: ama.

La dictadura es como una aria y nunca llega a ser ópera.

¡Ay del género humano si la Historia se redujese a la opresión del débil por el fuerte, al triunfo de la violencia!

¿Será cierto que a veces se complace el destino en que por extraña manera, por sendas tortuosas, se encuentren dos existencias, y se tropiecen a cada paso e influyan la una en la otra, sin causa ni razón para ello?

La ingenuidad suele parecerse al descaro.

Hay así en la vida momentos supremos en que el sentimiento, oculto largas horas, se levanta rugiente, y avasallador, y se proclama dueño de un alma.

En verdad lo que amamos en la mujer no es la mujer, sino el espíritu; y quien busque en la mujer más que el espíritu, será abandonado por Brahma.

Al pueblo no puede ilustrársele. Es y será eternamente un hatajo de babiecas, una recue de jumentos. Si le presenta usted las cosas naturales y racionales, no las cree. Se pirra por lo raro, estrambótico, maravilloso e imposible.

Signos eran que denotaban hombres llegados a la meta de las humanas aspiraciones en los países decadentes: el ingreso en las oficinas del Estado.

Las inteligencias medianas ceden siempre al aplomo que las fascina.

Foto de Emilia Pardo Bazán

Citas hermosas

Se familiarizaba Durvati con la sangre y el dolor, inseparable de la gloria.

Lo más encogido y apretado que se puede imaginar en el mundo, no acierta a dar idea del grado de reducción que consigue el estómago de un labrador gallego.

La aldea, cuando se cría uno en ella y no sale de allí jamás, envilece, empobrece y embrutece.

Todas las mujeres conciben ideas, pero no todas conciben hijos.

Por la boca solemos morir como los simples peces, y no es muerte propia de hombre avisado, sino de animal bruto, frío y torpe.

La educación física hace que la mujer aumente su estatura y vigor y enriquezca su sangre.

Si gota de vino para reforzar un poco los espíritus vitales y devolver vigor al cuerpo.

Reñida está la discreción con la verdad: como que la verdad es a menudo la indiscreción misma.

Los sentimientos no los elegimos se nos vienen, se crían como la maleza que nadie planta y que inunda la tierra. El gusto malsano del público ha pervertido a los escritores con oro y aplauso.

La pasión política sacaba partido hasta de la estatura, del color del pelo, de la edad.

Grandes dolores de corazón y propósitos de la enmienda suelen quedarse entre las mantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Lucas Iglesias.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  OVH.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Pin It on Pinterest

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad